Australia aumenta drásticamente sus apuestas en línea durante cuarentena

Al igual que muchos otros países del mundo, Australia ha inyectado dinero en su economía durante la pandemia de COVID-19. La semana pasada otorgaron a los pensionados y beneficiarios de la seguridad social un pago único de AUD $ 750 (USD $474) en un esfuerzo por impulsar el gasto de los consumidores. El resultado fue un aumento definitivo en el gasto, especialmente en los sitios de apuestas en línea.

Gastos de juego en línea australianos

 

Los australianos están gastando mucho más de lo normal en juegos de azar en línea durante la pandemia de coronavirus, con las apuestas deportivas a la cabeza.

Se estima que el gasto en juegos de apuestas en línea aumentó un 67 por ciento en Australia entre el 30 de marzo y el 5 de abril en comparación con lo normal, el mayor impulso para cualquier sector de la economía.

Los cheques de estímulo impulsan la economía australiana

En general, el gasto fue un 5 por ciento inferior al promedio de la semana. Pero eso marcó una mejora, ya que había sido un 13 por ciento más bajo de lo normal la semana antes de que salieran los cheques.

El juego en línea estaba lejos de ser el único sector que se beneficiaba. Las mejoras en el hogar, la entrega de alimentos y los servicios minoristas y de suscripción en línea experimentaron un aumento de al menos el 60 por ciento, y otros elementos esenciales como supermercados, farmacias y tiendas de cuidado de mascotas también tuvieron buenas semanas, al igual que las ventas de alcohol y tabaco.

Como era de prever, el gasto en acondicionamiento físico y viajes se encontraba entre las partes más afectadas de la economía, con gimnasios y grupos de acondicionamiento físico que sufrieron una devastadora pérdida de ingresos del 95 por ciento.

Los resultados se basaron en una muestra de transacciones de aproximadamente 250,000 consumidores australianos.

Esto nos muestra, una vez más, que las medidas de estímulo realmente funcionan, esta vez con excelentes datos en tiempo real“, dijo el director de AlphaBeta, Andrew Charlton, quien una vez fue asesor económico del ex primer ministro Kevin Rudd. “En las próximas semanas, veremos si se trata de un soporte permanente, o simplemente un aplazamiento temporal”.

Los expertos se preocupan por la combinación de juego en línea, gasto de alcohol

Pero si bien el apoyo adicional a la economía es bienvenido, algunos expertos australianos están preocupados por el aumento del gasto en alcohol y juegos de azar en línea.

Las personas beben más cuando están estresadas y ansiosas “, dijo el Dr. Stephen Bright, experto en adicciones de la Universidad Edith Cowan, a The Sydney Morning Herald. “Puede que pienses de manera inteligente antes de tomar unas copas. Pero después de un par, piensas, “voy a gastar un par de cientos y ver qué pasa”.

Australia no autoriza sitios de póker y casino en línea, aunque hay sitios en el extranjero disponibles, y los expertos también se preocupan por la cantidad gastada en aplicaciones de dinero ficticio. Las apuestas deportivas en línea son más preocupantes, lo cual es legal en Australia y permanece disponible incluso con el cierre global de la mayoría de las ligas deportivas más importantes.

Con la mayoría de las principales ligas deportivas de todo el mundo canceladas o pospuestas, el interés se ha desplazado a los que permanecen en funcionamiento, como el baloncesto de Rusia o el fútbol de Bielorrusia, u otros mercados no deportivos, como los movimientos de las tasas de interés”, un portavoz de la TAB le dijo al Herald.

Las casas de apuestas estadounidenses no han podido alejarse tanto de los deportes, y los esfuerzos para ofrecer apuestas en las elecciones presidenciales se cerraron rápidamente y la aprobación regulatoria para eventos de nicho avanza lentamente.

Los corredores de apuestas australianos enfrentan menos restricciones, aunque algunos en el país no están seguros de que eso sea positivo.

“Ahora estamos viendo que puedes apostar por el color de la corbata del Primer Ministro, el clima y el mercado de acciones en sí”, dijo el director ejecutivo de la Alianza para la Reforma del Juego, Tony Mohr, al Herald. “Esto es como tener una sanguijuela en la sociedad mientras  estamos tratando de pelear una guerra. Es el peor momento posible para obstaculizar a las personas que solo intentan sobrevivir.”